Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Referentes coinciden en que están en condiciones de fabricar y proveer productos necesarios en esta crisis y así ayudar a la economía local. Muchas ya se reinventaron y responden con ofertas.

La industria nacional, en todos sus rubros, es una de las más golpeadas por la crisis del Covid-19. A nivel estatal continúan sin pausas las licitaciones y compras de productos hospitalarios importados, entre otros, que pueden ser producidos a nivel local y así ayudar a las empresas a mantener los empleos y ayudar a la economía local, afectada duramente por las restricciones y paralización de actividades.

Muchas industrias de distintos rubros ya se reinventaron y están fabricando productos distintos a los que venían haciendo. A la cabeza de todos se encuentran los tapabocas, luego aparecieron los productos domisanitarios de higiene y desinfección, camas y colchones para hospitales, lavamanos portátiles, entre otros.

Diego Daud, presidente de la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP), dijo que es factible que la industria nacional pueda suplir ciertos productos importados, bajo la supervisión de las instancias estatales correspondientes.

Apuntó que en este momento la mayoría de la industria de la confección está fabricando tapabocas. Confesó que el problema es que aún les cuesta entrar en el paquete de fondos estatales para que los productos nacionales reemplacen a los importados.

Añadió que también están fabricando ropa hospitalaria de cierto nivel de exigencia sanitaria. Dijo que las industrias que conforman el gremio están en condiciones de producir hasta siete millones de tapabocas por mes.

Se manifestó a favor de que desde el Estado se prioricen las compras de productos que la industria nacional puede fabricar para suplir a las importados y que los recursos queden en el país.

CAPACIDAD. Por su parte, el viceministro de Industria, Luis Llamosas, afirmó categóricamente que la industria nacional está en condiciones de ofrecer, en el contexto de la crisis del coronavirus, productos de calidad y competitivos respecto a los importados.

Admitió que desde el Estado sigue siendo una materia prendiente lograr que los productos nacionales tengan la prioridad en mayor porcentaje en las licitaciones de compras.

No obstante, indicó que, independientemente de la industria farmacéutica y de domisanitarios que están abasteciendo el mercado, se están produciendo a full tapabocas, botas, camisas y batas hospitalarias, con lo cual se mantienen aún miles de puestos de trabajo.

Consideró que este es un momento especial durante el cual el sector industrial está en condiciones de exigir mayor participación en las compras de sus productos a precios competitivos y reemplazar a los importados.