Inicio Opinión y Análisis Patricia Samudio, crónica de una muerte anunciada

Patricia Samudio, crónica de una muerte anunciada

5 minutos de lectura
0
30

Durante la jornada de ayer la ahora extitular de Petroleros Paraguayos, (Petropar) llegó a hacer hasta lo imposible para aferrarse a su trono frente a la estatal, superando todo tipo de irregularidades desde los US$ 52.000.000 desaparecidos en 2019 hasta llegar a la compra de agua tónica, la cual justificó que esta servía de inmunidad contra el Covid-19. No se le escapó nada en este momento tan sensible que atraviesa el país ante la pandemia, tanto así que hasta varios portales del mundo se hicieron eco de esta afirmación dejando en rídiculo la figura de Samudio. Hasta los estudiantes de Harvard y Oxford quedaron sorprendidos del tremendo descubrimiento.

Por si fuera poco, Samudio nunca se enteró de la caída histórica del precio del crudo a nivel internacional, el cual tuvo un desplome de 66% en el primer trimestre del año, en Estados Unidos llegó hasta a cotizar – 19,90 dólares el barril, el más bajo desde 1983. Sin embargo, se jactaba siempre de que era “producto terminado”, pero cuando el petróleo subía lo más leve, subían los precios.

La vieja práctica de recusar y evitar ser imputado. Y si, Samudio también recusó a los fiscales, Rodrigo Estigarribia y Francisco Cabrera, tras la incautación de documentos de las oficinas de administración de la estatal, en el marco de las investigaciones por la compra de agua tónica y presunta sobrefacturación. Alegó “falta de objetividad”, por lo que decidió recurrir a una chicana judicial, por el cual pidió a la Fiscalía General que aparte a ambos fiscales de la investigación. El agente del Ministerio Público, Rodrigo Estigarribia llegó a mencionar que las documentaciones no tenían acuse de fecha, desde los expedientes hasta las órdenes de pago. Las compras cuestionadas incluyen, agua tónica, mascarillas y termómetros.

Continuando con el caso en su declaración jurada figura, un salario de G. 36.114.997, y G. 250.000.000 en honorarios, con un egreso ínfimo al lado de esas cifras de G. 12.700.000. Pero estos números quedan pobres al lado del valor de los patrimonios declarados en su acta jurada que no cabe ni mencionar las cifras de tan abultada que es.

Finalmente, al caer la noche presentó su renuncia al cargo de presidenta de Petroleros Paraguayos (Petropar) en una nota dirigida al presidente de la República, Mario Abdo Benítez. “Esta decisión responde a mi compromiso asumido desde el primer momento con la República del Paraguay”, expresó en un comunicado. Pese a haber sido defendida a capa y espada por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y su entorno, Samudio renunció ante la evidencia de los vicios en varias compras realizadas bajo su administración. En tanto, se expone a una imputación por lesión de confianza y otros delitos que quizás salen si la investigación avanza.

 

Firma: El Editor

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más admin
Cargar Más Opinión y Análisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *